San Francisco Campestre: el condominio que lo lleva de regreso al campo

San Francisco Campestre: el condominio que lo lleva de regreso al campo

Fachada

Vivir en una casa campestre ubicada en conjunto cerrado, donde la naturaleza y los espacios amplios sean protagonistas, y donde se pueda respirar aire puro y compartir en familia, ha sido, es y será, el sueño de muchas personas, que, cansadas del caos y la contaminación de algunas ciudades, ven en una casa campestre el paraíso donde pueden pasar momentos inolvidables.

Una de las alternativas que empezó a tomar fuerza en los últimos 5 años en Colombia, fue la compra de vivienda campestre en zonas rurales, dado que ofrecía las comodidades y el confort soñado, a costos mucho más económicos que los ofertados en la ciudad y con toda la magia que da el olor a verde.

Fue entonces cuando las personas empezaron a poner sus ojos en lugares que quedaran cerca de las ciudades. Municipios como Cajicá y Chía en Cundinamarca y Acacías en el Meta, por ejemplo, tomaron la delantera en oferta de vivienda campestre al estar a menos de 30 kilómetros de las ciudades capitales.

No obstante, en ese momento, las personas veían esta opción como una alternativa de segunda vivienda, es decir, una casa campestre para pasar solo vacaciones o fines de semana, y no como vivienda permanente.

Sin embargo, la emergencia que vive actualmente el mundo por causa de la pandemia, cambió completamente los planes de muchas personas, quienes ahora ven la opción campestre, no solo como una alternativa de primera vivienda, sino la oportunidad de mejorar la calidad de vida y contribuir de manera directa con su salud al estar rodeada de naturaleza.

Tendencia mundial

La vivienda campestre se convirtió en una tendencia mundial.  Por eso, muchos medios de comunicación en el mundo y en Colombia han descrito las bondades y oportunidades que hoy ofrece la vivienda campestre rural en medio del COVID 19.  The New York Times, El País de España y EL TIEMPO en Colombia, han registrado en sus páginas las razones por las que el éxodo inmobiliario actual ya no se da como hace años: del campo a la ciudad, sino, de la ciudad al campo.

Teletrabajo en un ambiente campestre

Una de las razones de peso por las que la venta de casas campestres se ha disparado es por la libertad de movilidad que ofrece actualmente el teletrabajo.

Antes de la pandemia el número de personas que hacía teletrabajo en Colombia era de 122 mil. Hoy, se estima en 4 millones el número de trabajadores que labora desde su casa.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la proyección de teletrabajadores en el mundo para los próximos años podría llegar a los 260 millones de personas en el mundo

Piscina

Una ciudad de descanso

En el Tolima, una empresa parece haberse adelantado a lo que pasaría y desarrolló el primer proyecto Agro Ecoturístico del centro del país llamado San Francisco Campestre, ubicado en Doima -suelo rural y urbano del municipio de Piedras -Tolima- a solo 25 minutos de Ibagué. Es un proyecto diseñado en 45.5 hectáreas, con extensas zonas verdes y zonas comunes en 13.4 hectáreas en las que se encuentran 293 unidades de vivienda campestre, en lotes o parcelas desde 875 m2 hasta 2.500 m2 inmersos en un gran eje ecológico   de   1.98   Km   y   6   mts   de   ancho de vías, rodeado   de arborización para caminar o trotar con la ventaja enorme de tener acueducto propio diseñado, construido y operado por San Francisco Campestre.

Todos los lotes del proyecto tienen licencia de parcelación y servicios públicos (agua potable – alcantarillado – energía eléctrica – energía solar y gas natural), ficha catastral y matrícula inmobiliaria, lo que permite que se pueda escriturar inmediatamente.

Uno de los mayores atractivos turísticos de Doima, sin duda, es su gran fuente hídrica, única en Colombia productora de ostras de agua dulce.

“Las personas hoy quieren vivir en medio de la naturaleza, porque es sinónimo de salud física y mental. Mientras trabajan pueden disfrutar de aire puro, zonas verdes, y grandes espacios de esparcimiento dentro y fuera de las unidades de vivienda. Los encierros generan caos. Muchas ciudades están acinadas. En España por ejemplo el 85% de la población vive en solo el 20% del territorio. La gente quiere huir del asfalto. Muchas personas han visto en el campo, la solución para vivir en lugares más amplio y cómodo” manifestó Andrey Varón Rubio, abogado y empresario tolimense, creador del proyecto Condominio San Francisco Campestre.

Otro atractivo del proyecto es su modelo bioclimático que incluye energía solar. Adicionalmente, quienes tengan la oportunidad de invertir en el proyecto, tendrán múltiples alternativas para desarrollar: turismo rural comunitario, turismo Ecológico, turismo Agropecuario, turismo de avistamiento de aves y avistamiento estelar, turismo deportivo (Senderismo- ciclo montañismo) turismo de aventura y temático.

Fachada con piscina

La casa de sus sueños está en Doima

Aunque el proyecto Condominio San Francisco Campestre está orientado a la venta de lotes, los inversionistas podrán acceder a los planos arquitectónicos, estructurales y de uso de suelos para construir las casas de sus sueños.

“La arquitectura implementada para las casas campestres es contemporánea, moderna, minimalista, de espacios abiertos, donde se integra en su entorno natural la energía solar”, agregó Andrey Varón.

Alta valorización

Las características de este proyecto, hace que la inversión no solo esté garantizada, sino que se valorice rápidamente. Actualmente tiene el metro cuadrado más económico del Colombia en casas campestres de su tipo.  

 

 

Fundador y Gerente de Comunicar-c.

Es comunicador social y periodista de la Universidad Católica del Norte. Tiene un posgrado en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario, y 15 años de experiencia profesional.

Apasionado por la Comunicación Organizacional y la cultura comunicativa. Está convencido que la forma en la que nos comunicamos, nos acerca o nos aleja de nuestras metas.

0 Comentarios